¿Sentir cansancio es una forma de procrastinar o resistirme al crecimiento?



Una de las tantas bondades de compartir tu experiencia de desarrollo en un grupo es poder encontrar similitudes que compartes con otras personas. Estas similitudes acaban por mostrarte que el camino que estás caminando no lo estás haciendo sola. Hay más como tú que experimentan similitudes y eso te une, haciendo que el camino sea uno acompañado.


Al compartir nuestros caminos en los Círculos Creativos de Mujeres, edición otoño 2022, varias hemos comenzado a identificar experiencias compartidas. La que más me ha llamado la atención tiene que ver con algo que me ha estado sucediendo las últimas semanas: confundir el cansancio con pereza o falta de compromiso.


Con mi firme intención de ser consciente de lo que voy sintiendo y pensando, habilidad esencial para vivir tus sueños hechos realidad de acuerdo a la coach y mentora Mary Morrisey, me he percatado que cada que identificaba cansancio físico y/o mental escuchaba una voz no inspiradora que me susurraba muy bajito al oído: perezosa.


Apropiarme de esta etiqueta me hacía sentir mal: sentía que mi compromiso conmigo misma, con mis proyectos y con las personas con las que colaboro o para quienes estoy en servicio, no era satisfactorio y que me estaba ganando el conformismo y la mediocridad.


En una cultura en donde el sobre esfuerzo se premia a costa del bienestar es totalmente entendible que piense así. Habiendo tenido referentes desde pequeñita de los cuales aprendí que el trabajo debe ser duro sino no, no vale la pena, es totalmente entendible que me sienta así.


Y si bien es cierto que la resistencia (distracción, inconsistencia, falta de compromiso, procrastinación, etc.) forma parte del camino de desarrollo y crecimiento de todo ser en evolución, también es cierto que el descanso y desconexión forman parte esencial de una vida plena en equilibrio. Pero , ¿cómo puedo identificar cuando mi cansancio es natural (derivado del agotamiento de reservas energéticas) y no un síntoma de resistencia? ¿Cómo puedo permitirme sin culpa alguna parar de trabajar y dedicarme a descansar? ¿Cómo puedo entregarme a la experiencia de simplemente SER sin necesidad compulsiva de tener que HACER?



Me encuentro actualmente formulando esa respuesta. Lo que hoy puedo compartirles son las pistas que he encontrado y que me están ayudando a descifrar mi propia formula sobre cómo equilibrar trabajo con descanso, ser con hacer, evolución con resistencia.


Pista 1


Una alumna entregada y amorosa de Un Curso de Milagros compartió en una clase de la Fundación de Un Curso de Milagros en la ciudad de México, que para distinguir el cansancio natural del cansancio producido por la actividad del ego (resistencia), hay que enfocarse en el componente actitudinal de este. El cansancio natural nos deja una sensación de satisfacción al final de nuestro día, en contraposición al cansancio generado por la resistencia nos deja una sensación drenante. ¿Cómo sueles acabar tu día: satisfecha o desgastada?


Pista 2


En el libro You2 del autor Price Pritchett, se comparte una fórmula para multiplicar la efectividad personal en saltos cuánticos. En este libro se plantea un enfoque no convencional que se contrapone al crecimiento sostenido incremental que poco a poco sucede. En vez de esto, el autor plantea dar saltos cuánticos que acorten la ruta al éxito. Un elemento para dar estos saltos cuánticos es: dejar de esforzarse más. Esto en mexicano sería: dejar de echarle tantas ganas. El sobre esfuerzo te acerca más al burn out. ¿Hay alguna cosa en la que más apliques esfuerzo y menos obtengas resultados?


Pista 3


Y ¿dónde está la alegría en todo esto? Cundo hablamos de trabajo y compromiso, rara vez asociamos el disfrute y la diversión en la ecuación. En su libro Effortless, Greg Mckeown nos invita a reflexionar sobre lo que nos motiva al sobre esfuerzo en el trabajo. E introduce en la ecuación a la alegría como elemento esencial para alimento al alma. Cuando el disfrute y la alegría están presentes en nuestro trabajo, el equilibrio y satisfacción por lo que hacemos sucede orgánicamente. ¿En dónde está la alegría en tu trabajo?


Mantener un equilibrio suficientemente sano es una habilidad que se va gestando en nuestra vida laboral cuando lo que buscamos es bienestar. En nuestro programa Dream Job planteamos el desarrollo de habilidades que te ayudan a vivir ese trabajo de tus sueños en donde el equilibrio y bienestar son pieza clave sobre para lograr esto con éxito. Puedes conocer más sobre este programa aquí

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo