• Dal

Las 3 razones secretas detrás de nuestra insatisfacción laboral y cómo combatirla de raíz



Cuando las cosas no van bien en nuestro trabajo, es casi inevitable considerar dejarlo. El desplazamiento de cientos de miles de empleados, en el mundo laboral hoy, se debe, en parte, a la insatisfacción laboral. Mala relación con el jefe. Poco balance entre vida personal y trabajo. Salario por debajo de lo deseable.


Sentirte insatisfecha con tu vida laboral es una experiencia que amerita su tiempo de reflexión. De hecho, tomarse el tiempo para analizar las razones de esa insatisfacción es una de las cosas más sabias que podemos hacer en nuestra carrera profesional.


Aunque parezca contra-intuitivo, la gran mayoría de las mujeres que logra plenitud y crecimiento profesionales, pasa primero por una fase de profunda insatisfacción. La insatisfacción, la incomodidad, la frustración o la sensación de fracaso son experiencias que aportan un elemento indispensable para nuestro crecimiento profesional.


Aquí te compartimos las 3 razones secretas detrás de la insatisfacción y cómo hacer de ella un recurso potenciador de tu crecimiento


Razón 1. Experimentar insatisfacción no es sinónimo de fracaso


Experimentar insatisfacción en nuestro día laboral es una sensación muy común, casi inevitable, de la cual paradójicamente poco se habla o poco se profundiza. En la cultura laboral predominante, el éxito en todas sus variantes se premia. Mientras que el fracaso con todos sus matices se rechaza.


En un día laboral, podemos experimentar de todo: una reunión tensa con la jefa o jefe; no llegar a nuestros objetivos trimestrales; no obtener ese sueldo que queríamos; no tener ese ascenso que deseábamos; no encontrar el trabajo que buscábamos. Por lo general, tendemos a rechazar este tipo de experiencias al percibirlas como un fracaso.


En realidad, las experiencias que percibimos incómodas no son un fracaso o un error. Son, más bien, señales o indicadores de un profundo deseo de crecimiento. Si te detienes a reflexionar, te darás cuenta de que esas experiencias reflejan tu anhelo por lograr mejores condiciones. Honrar, tener presente y recordar tu anhelo te dará la fortaleza para seguir adelante, sin importar cómo se den las situaciones.


Reflexión de 1 minuto:


  • Piensa en alguna situación en tu vida laboral con la que te sientas incómoda o insatisfecha.

  • Analiza: ¿Qué dice de ti esta situación?

  • ¿Te recuerda algún sueño o proyecto que siempre has querido hacer o lograr? Honra tu deseo de crecer.



Razón 2. Confrontar la insatisfacción es un paso crucial en nuestro crecimiento profesional


De acuerdo a estudios de psicología social, en el mundo laboral, desconocemos cómo confrontarnos productivamente con un error y, por lo tanto, nuestra primera respuesta tiende a ser buscar huir de la dificultad o rechazar la situación tal como la experimentamos.


Cuando rechazamos las dificultades, los errores o cualquier forma de situación incómoda, estamos negándonos nuestro propio crecimiento. Lo que rechazamos, no corregimos. Cuando no corregimos, no aprendemos. Y no aprender significa no crecer.


Es por ello que, en nuestro crecimiento profesional, es fundamental desarrollar una mentalidad abierta, dispuesta y curiosa frente a lo que nos desagrada o nos incomoda, porque a través de ello podemos aprender y, como resultado, crecer.


Reflexión de 1 minuto:


  • Piensa en tu trabajo actual y en las situaciones incómodas por las que has pasado.

  • Reflexiona: ¿Qué te hacen ver de ti?

  • ¿Qué podrías aprender de esas situaciones que te permitiría crecer profesionalmente?


Razón 3. No confrontar la insatisfacción puede limitar o frenar nuestro crecimiento profesional


Huir de nuestras dificultades, de acuerdo a la psicóloga social, Carol Dweck, se debe a la sensación de incapacidad que experimentamos para hacer frente a las situaciones que vivimos. Peor aún, al no hacerles frente se refuerza en nuestro interior la sensación de ser incapaces.


Es por ello que tomar cualquier decisión profesional sin una reflexión profunda puede no ser lo más atinado. Cuando dejamos sin resolver cualquier sensación de incapacidad o impotencia, nuestro crecimiento profesional se vuelve todavía más difícil. Sin confianza, no podemos avanzar o avanzamos con bastante dificultad.


Reflexión de 1 minuto.


  • Frente alguna situación difícil o incómoda que estés experimentando en el trabajo, reflexiona:

  • ¿dudo o desconfío de mí misma?

  • Establece pequeños objetivos que puedes emprender frente a esa situación.

  • Pon manos a la obra y enfócate en tus esfuerzos.

  • Celebra tus intentos, tus avances, o cualquier signo de progreso que experimentes.

  • Esto te ayudará a recobrar la sensación de capacidad como la base para tu crecimiento deseado.


La insatisfacción o incomodidad laboral es un poderoso recurso potenciador de tu crecimiento. Saberlo usar y transformar es un arte. Y el primer paso es la auto-conciencia.


Antes de enfocarte en mejorar tus condiciones laborales, desarrolla la habilidad de enfocarte en ti y en el significado de tu incomodidad o insatisfacción.


Profundizar lo suficiente en ello, te permitirá trascenderlo y transformar entonces tus condiciones laborales, generando el crecimiento profesional que deseas.




14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo